Geodbone | Sobre el proyecto
16367
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16367,qode-listing-1.0.6,qode-lms-1.0,qode-social-login-1.0.1,qode-music-1.0.2,qode-news-1.0.4,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0.2,qode-tours-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Sobre el proyecto

Sobre el proyecto

El manejo quirúrgico de pacientes con defectos óseos como consecuencia de tumores, quistes, malformacione s o lesiones traumáticas es un problema frecuente en traumatología, cirugía maxilofacial e implantología debido a la complejidad de la intervención y también en su recuperación.

laboratorio

El Problema

Es un gran reto recuperar rápidamente la anatomía y la funcionalidad de las estructuras óseas dañadas para mejorar la calidad de vida del paciente y devolverle cuanto antes una vida normal.

 

El “estándar de oro” para un injerto óseo es el propio hueso del paciente (autoinjerto), obtenido de otra región de su cuerpo. Este procedimiento tiene limitaciones, debido a la escasa disponibilidad de zonas donantes de hueso con grandes volúmenes y a la morbilidad añadida por el procedimiento quirúrgico adicional, que suele ser más agresivo que el de reparación.

 

Por ello, históricamente se han desarrollado múltiples alternativas de injertos óseos, como huesos humanos procedentes de bancos o cadáveres, huesos de otras especies animales o materiales de aloinjerto naturales o sintéticos (aloplásticos). En este sentido, la hidroxiapatita, el fosfato tricálcico y sus combinaciones son una alternativa viable, práctica y de fácil acceso, más aún ahora que la tecnología de fabricación permite generar material particulado con formas y tamaños optimizados y precisos, lo que genera una ventaja competitiva fundamental. Investigaciones recientes sugieren que la porosidad y la geometría confieren al sustrato propiedades osteoinductoras, con un efecto positivo en la diferenciación de los osteoblastos de las células mesenquimales adultas depositadas en el sustrato.